martes, 29 de noviembre de 2011

Pan Milagro







He aprendido esta receta de la mano de Rosa Ardá, del blog Velocidad Cuchara, quien a su vez la consiguió del blog webosfritos.com. La primera vez que lo hice fue la semana pasada, un completo fracaso, la corteza quedó crujiente, espectacular, pero por dentro era una argamasa incomible. Hoy en la Comunidad varias chicas lo han hecho. Maravillosos y redonditos panes crujientes. Y me he vuelto a picar. Y está vez si que si.

Es increible que un pan sin levado tenga esa cortecita crujiente y esa miga tan espectacular.

La receta está copiada tal cual porque como todo los que hacen Su y Rosa está explicado a la perfección. Quien quiera verla es esta: http://www.velocidadcuchara.com/2009/09/pan-milagro-en-pirex-y-en-bolsa-de-asar/id=84


Ingredientes:

310gr harina de fuerza
175gr de agua
20gr de aceite
15gr de levadura fresca
Una cucharadita pequeña de sal

 

Preparación:

1. Poner en el vaso de la thermomix, el agua, el aceite y la levadura, 2 minutos, 37˚, velocidad 2.

2. Añadir la harina y la cucharita de sal, mezclar unos 10 segundos a velocidad 6 y programar 2 minutos, espiga. Mirar si la masa se despega de las paredes. Nos tiene que quedar una masa manejable pero no en exceso pegajosa. Si es así, añadir un poco más de harina, porque no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido.

3. Poner en las manos un poco de harina y en la mesa donde vayamos a trabajar. Darle una forma redondita como de hogaza. Pincelar con un poco de aceite y lo espolvoreamos con harina.

4. Una vez hecha la masa como se ha indicado antes, introduce la masa en la bolsa, híncha la bolsa y si quieres una corteza más crujiente, pulveriza con agua la superficie, cierra la bolsa lo más cerca del borde (porque la masa va a crecer dentro) y hazle dos agujeritos pequeños para que pueda salir el aire y no explote.

5. Coloca el pan en la bandeja central o en la inmediatamente inferior (para que no se te tueste la parte superior en exceso).

6. Hornea 30 minutos a 200º como máximo.  Una vez terminado el tiempo, retira el pan de la bolsa y deja enfriar sobre una rejilla.


Notas:
Deje la masa tal cual sin añadir nada más de harina. La primera vez añadí bastante porque se me pegaba y solo conseguir hacer que tuviera más peso y no subiera.

Tampoco hice los agujeritos en la bolsa. Simplemente no apreté en exceso la brida. La bolsa permaneció hinchada durante todo el horneado, sin que llegara a explotar y creo que eso también permitió una calor uniforme dentro.

También creo que es importante hinchar la bolsa antes de sellarla.

Mi horno es de cocción lenta así que una vez transcurrida la media hora, saqué el pan de la bolsa, lo volví a poner en la bandeja y pulvericé agua y harina sobre el. Así he conseguido una corteza más crujiente.