jueves, 29 de marzo de 2012

Torrijas de Leche sin Pecado



Se acerca Semana Santa y los escaparates de todas las pastelerías de la ciudad se llenan de postres típicos de estas fiestas. Las Torrijas son uno de esos manjares que se hacen protagonistas en estos momentos de duelo para unos y tiempo de descanso para otros.

Es maravilloso que con ingredientes tan básicos como el pan y la leche surjan delicias tan maravillosas como las Torrijas. A mi personalmente me encantan, pero las Torrijas de Vino me encandilan más si cabe que las de leche. Aunque en ausencia de unas, buenas son las otras también.

Este año en casa están a plan por motivos deportivos puramente, así que tenemos un control estricto de grasas. Hay que llegar en buena forma a la meta, así que como soy una buena esposa, tenía que conseguir que en casa se pudiera tomar Torrijas sin cargo de conciencia y sin grasas de más.

Se que hay recetas para hacerlas con la Thermomix en el varoma, pero como se que se tarda del orden de 25-30 min., he ido por la vía rápida que es fundamental en mi vida. (rápido, bueno y con el mínimo esfuerzo) y las he elaborado al vapor en la olla rápida, en tan solo seis minutos, con el consiguiente ahorro de tiempo, energía, sin ensuciar apenas cacharros.

Con esta receta hemos ganando en salud y aromatizado agradablemente la casa a canela y limón.

Resultado: unas deliciosas Torrijas, bien desbordantes de leche, ligeras y jugosas. Un bocado para el paladar libre de pecado.





Ingredientes:

1 paquete de pan especial Torrijas Hacendado o pan del día anterior
1 litro de leche
200 gr. de azúcar
1 palito de canela en rama
Corteza de 1 limón
2-3 huevos
Azúcar y canela al gusto

Elaboración:


Lo primero que hacemos es preparar una olla rápida con agua en el fondo y una cesta para cocción al vapor. La ponemos a fuego suave para que el agua se caliente despacio mientras preparamos las torrijas.


Es muy importante, además de aconsejable, tener todo listo para que a la hora de ponernos a elaborar las Torrijas, trabajemos como si se tratara de una cadena de montaje.


1. En un cazo grande ponemos la leche, la canela en rama, el azúcar y la corteza de limón. Dejamos infusionar durante unos minutos.

2. Mientras tanto, batimos en una fuente un par de huevos (incorporamos un tercer huevo si lo consideramos necesario). Una vez hervida la leche, retiramos del fuego y con un colador muy fino, colamos la leche y la ponemos sobre una fuente onda con el fondo amplio.

3. Incorporar las rebanadas de pan en la leche aromática, darles la vuelta hasta que estén bien blandas y hayan absorbido completamente leche. Pincharlas ligeramente con un tenedor si es necesario en las partes donde les cueste absorber líquido. Con una espátula con agujeros, coger cada rebanada mojada, escurrir ligeramente la leche y pasarla por huevo.




4. Cortar un trozo de film transparente y depositar la torrija pasada por huevo. Envolver con cuidado y sin apretar y poner dentro de la olla a rápida.


Si quereis podeis pintar cada pedazo de film con mantequilla derretida. Esto facilitará el desempaquetado. Yo no lo hago para hacer que tengan la mínima grasa posible. Además si el pan está completamente empapado, no será necesario realizar esta operación.

5. Hacer lo mismo con cada torrija. Tapar la olla y cocer al vapor durante 6 minutos desde que empieza a salir vapor.

6. Terminado el tiempo, descomprimir la olla y sacar con cuidado cada paquetito. Retirar el papel film y poner sobre una bandeja de horno.

7. Poner bajo el grill durante unos minutos hasta que tengan un bonito tono dorado.




8. Sacar a una fuente, espolvorear con canela en polvo y azúcar.