miércoles, 4 de abril de 2012

Pan Molde







A mis hijos no les gusta el pan pan, son unos vagos, lo se... Por eso cada semana compramos cantidades ingentes de pan de molde. 

¿Alguna vez os habeis parado a leer los ingredientes con los que se hace el pan de molde? ¿Sabeis que casi tiene de todo menos harina? La verdad es que es asqueroso la cantidad de productos químicos, conservantes, estabilizantes y porquerías varias que somos capaces de meternos en el cuerpo, la mayoría de las veces por propia ignorancia.

Pero la comodidad de abrir una bolsa de pan normalmente significa dar paso a la baja calidad del mismo, cuando podríamos elaborarlo en casa.

Para el mundo en que vivimos en el que el tiempo es oro y escaso, hacer pan casero en casa supone un esfuerzo sobrehumano. No se trata de levantarse de madrugada a amasar, levar y hornear como lo hacen los panaderos, pero si, de intentar preparar algunos de estos panes que habitualmente compramos, para convertirlos en preciados bocados, naturales y deliciosos.

Yo ya estoy metida de cabeza en esto del pan, y aunque el pan de molde es de lo más fácil de elaborar, aún no lo había intentando.

No esperéis un pan dulce como el comprado. El pan es pan y sabe a pan, si queréis algo dulce, elaborar un brioche. 

La rebanada de este pan es compacta, no se desmiga ni se deshace, ideal para tostadas, sandwiches, bocadillos y además como lo cortas a tu gusto... lo convierte en inverosímil.

Me ha gustado mucho el resultado, aunque seguiré probando recetas hasta dar con el pan de molde ideal, porque ya se sabe que sobre gustos... no hay nada escrito.




Ingredientes:

500 gr. de harina de fuerza
20 gr. de levadura fresca
50 gr. de leche entera
2 cucharaditas de sal
2 cucharadas de miel de calidad extra
300 gr. de agua 



Elaboración

1. Poner en el vaso mezclador la harina y la levadura. Programar 5 segundos, vel. 6.

2. Añadir la leche, el agua, la miel y la sal. Otros 5 segundos, vel. 6.

No incorporéis toda el agua, dejad un poco para ir añadiendo en caso necesario, tened en cuenta que no todas las harinas absorben la misma cantidad de liquido. Si veis que la masa queda demasiado compacta añadir un poco más.

3. A continuación 3 minutos, vel. espiga.

4. Dejar reposar una hora en sitio cálido sin corrientes.

5. Transcurrido este primer levado, darle forma alargada y ponerlo dentro del molde ligeramente engrasado.

6. Dejarlo levar por lo menos una hora más. Conviene que no rebose el molde. Si está a punto poner la tapa del molde.

Como yo no tengo todavía un molde especial para hacer pan de molde, utilizo un molde de plum cake. Cuando durante el levado ha subido hasta el borde del molde, le pongo un trozo de papel de aluminio a modo de tapa, manteniendo la forma curvada del levado.

7. Precalentar el horno a 250° C unos 15 minutos antes de que acabe este último levado.

8. Bajar la temperatura a 220° y hornear durante 25 o 30 minutos cubierto, y otros 4 minutos con la tapa quitada, en mi caso con el papel de aluminio, hasta que adquiera un tono dorado. Retirar del horno y dejar enfriar fuera del molde.

9. Para poder cortar bien las rebanadas, utilizar un cuchillo bien afilado, y hacerlo cuando esté el pan frío.





Fuente: Webos Fritos