martes, 29 de mayo de 2012

Un Cesto de Gatos con Mermelada





Para despedir a una profesora de mi hija mayor y como sabía que le gustan mucho los gatos, se me ocurrió hacer una hornada de galletas en forma de gato y decorarlas.

Mi idea principal era utilizar glasa como en el día de los Enamorados, pero el resultado no era como yo quería, claro, que sin conocimientos amplios previos tampoco podía pedir más. 

Así que como siempre tengo fondant, me puse manos a la obra y resultó un detalle de despedida bastante bonito. 

En casa tuve que regalar algún gatito porque se los querían comer toooodos, tan lindos y tan apetitosos... y es que a los niños les atraen este tipo de preparaciones y enseguidas se los quieren deborar. A los adultos sin embargo, les suele dar penita comerlas.


La receta para las galletas la puedes encontrar aquí mismo en este link.


El procedimiento es el de cualquier galleta decorada.

1. Realizamos la masa de galletas, reservamos en el frigorífico, cortamos, horneamos y dejamos que enfríen completamente.

2. En esta ocasión utilicé fondant, así que con el mismo cortador en forma de gatito, corté el fondant y lo pegué sobre la galleta utilizando glasa para unir.

3. Elaboré la decoración a a base de flores, lazos, correitas en fondant y adorné con glasa de colores y perlas de azúcar.




Una vez terminadas de decorar dejamos que sequen para que ningún componente se despegue y procedemos al embalado. 

Yo compré una cestita de mimbre para esta ocasión y acompañé las galletas con un tarro de mermelada de fresa casera. Envolví con papel de celofán y coroné con un gran lazo.