miércoles, 26 de septiembre de 2012

Alubias Blancas al Jengibre con Berberechos





Hay días que me lío yo sola que no hay por donde pillarme. A veces intento pararme a mi misma y me digo: "hoy no voy a hacer nada".- Pero a los pocos minutos ya estoy maquinando alguna historia.

En esta ocasión me lié toda la mañana con una tarta. Pero no era una tarta de cumpleaños, ni de santo, ni de bodas, ni una tarta de "¡Porque si, porque hoy me siento bien y yo lo valgo!"

Me enfrasqué unas horas preparando una tarta de pañales para mi mejor amiga Esther, que está apuntito de dar a luz. Bueno, en realidad es para el pequeño Marcos. Madre mía que ganas de verle esa carita!

En fin, que me lié de una manera bárbara y cuando me dí cuenta eran ya las 14:30 hrs. Les hice la comida a los peques, que ya tenía medio liada, pero aún tenía que comer yo! 

Abrí los armarios, la nevera... y no sabía que prepararme. No me apetecía nada un sandwich rápido, ni unas tostas, y tampoco me había quedado ninguna cosa de la noche anterior... no, quería algo con fundamento.

Hasta que vi en el fondo del armario un par de botes de alubias cocidas y vislumbré en mi mente un rico plato de cuchara.

Y esto fue lo que pasó...


Ingredientes para dos personas:

1 bote grande de alubias cocidas
2 ajos grandes
AOVE
1/2 cucharadita de pimentón dulce
1 cucharadita de Jengibre en polvo
1 hoja de laurel
50 ml. de vino blanco
150 - 200  ml. de agua
1 cucharadita de pan rallado
1 tomate rojo rallado
1 lata de berberechos al natural


Elaboración:

1. Lavar las alubias muy bien con agua fría hasta que el agua salga completamente limpia. Reservar.

"A mucha gente no le gusta las legumbres cocidas de bote, pero eso es porque no las han probado. A veces dicen que saben raras, esto ocurre porque las legumbres cocidas llevan un líquido que sirve para conservarlas en estado optimo, pero que siendo sinceros no sabe muy bien. El secreto para utilizar legumbres de bote y que no se note que no son secas es simplemente lavarlas bien. Una y otra vez hasta que el agua y el "olor caracteristico" han desaparecido. No es cuestión de usarlas todos los días, pero es interesante poder disponer de ellas para recetas rápidas cuando no disponemos de tiempo y queremos comer bien."

2. En una sartén poner a calentar una cucharada de aceite de oliva. Dorar los ajos cortados en láminas.

3. Incorpora el pimentón y dora ligeramente. De inmediato añade el jengibre, mezcla todo y pon las alubias limpias reservadas. 

"El jengibre es la especia que le va a dar un sabor y aroma especial al plato, junto al toque seco del vino. El jengibre le aporta un sabor refrescante muy apreciado."





4. Añade el pan rallado y mezcla.

5. Incorpora los líquidos (vino y agua) y deja que cojan temperatura. Cuando comience a hervir, añade la hoja de laurel y deja que cueza durante 10 min.

"Si ves que el líquido se evapora en exceso añade un poco más de agua caliente. Si se evapora demasiado incorpora una mezcla de liquido 1 parte de vino por dos y media de agua."

6. A mitad de cocción echa el tomate triturado.

7. Cuando termine echa los berberechos escurridos y mezcla para que tomen la misma temperatura del guiso.

8. Servir inmediatamente.