miércoles, 12 de septiembre de 2012

Macarons




El viernes 24 cogí un AVE con destino Barcelona. El sábado había una Kdd de compis THX, amigas que compartimos mucho más que la pasión por la comida, los postres y la gastronomía en general. 

El momento de ponernos voz, cara y gestos fue cuanto menos emotivo. Entre besos y abrazos nos fuimos reconociendo, Rosa, Irene, Geni, Maeva, su hermana, Marta, Ana, Rosa María (organizadora del evento) mi querido y adorable Manuel y por último mi mami chula Nuria, con la que me fundí en un profundo abrazo mientras la emoción ahogaba las palabras dentro de mi garganta.

Desde ese momento mi vida quedó ligada a 9 maravillosas personas que nos encontramos un día blogueando, navegando y facebookeando, unida a estas fantásticas niñas a Manuel y a la preciosa y cosmopolita ciudad de Barcelona.

Hicimos un fantástico recorrido, Marta y Geni me iban contando curiosidades de la arquitectura, lugares y gentes.

Visitamos el Mercat de la Boquería. Un lugar bullicioso y palpitante de gentes que van y vienen. Infinidad de puestos con infinidad de productos cada cual más extraño y más caro.

Compartimos paseos, confidencias, compras y una comida emotiva y llena de cariño y nos despedimos ya tarde, con la promesa de volver a vernos.

Ahora sois mi familia ¿Sabeis?

Yo me vine con la maleta más cargada de lo que la llevé, no solo por las cositas que compré, si no por las experiencias que viví y el cariño, la emoción y el buen rollo que me he traído para Madrid.

El cuanto de hoy trata de un grupito de cocineras que entre visitas y paseos por la Rambla, pasó por delante de la popular pastelería barcelonesa de Escribá. Con su pequeño escaparate decorado con un par de tartas de fondant decoradas con macarons no me quedó más opción que entrar a investigar como eran sus dulces. Su minisacher, sus tartas de frutas, todo en plan minimalista y más allá Macarons... Me estaban diciendo ¡mirame niña! 

En un determinado momento me giré en dirección a la puerta y me encontré de frente con la imagen de una virgen esculpida imagino en mármol.

"La Virgen de los Macarons", dije y todos rieron...

Y desde entonces tenemos la guasa y el día que dije que iba a hacer esta receta me dijeron "nena, reza a la Virgen de los Macarons para que te salgan". 

Así fue, y así salieron.

El primer post de este nuevo curso tenía que ser este, sobre Macarons y sobre mi pequeño gran fin de semana. A todas ellas y a mi Manuel se lo dedico.

Os quiero.



Ingredientes:

90 gr. de clara de huevo pasteurizada
35 gr. de azúcar blanquilla
125 gr. de almendra molida o harina de almendra.
150 azúcar glas
media cucharadita de cremor tártaro.
Esencia de Vainilla


Elaboración:

" El primer paso que he realizado no es necesario si tienes la fortuna de encontrar harina de almendras. Si así fuera lo único que hay que hacer es tamizar el azúcar glass con la harina de almendra."

1. Poner el azúcar glass y la almendra molida en el vaso de la Thermomix y pulverizar unos segundo a velocidad 5-10. Reservar.

"No conviene pulverizardo mucho tiempo porque si nos pasamos la almendra empezará a soltar aceite y eso arruinaría todo el proceso. Son nada más unos segundo, en cuanto la máquina cambia de sonido paramos. Precisamente lo hago junto con el azúcar glass para evitar que suelte su aceite antes de tiempo."

2. Poner las claras en el vaso de la KitchenAid junto con el cremor tártaro y mezclar unos segundos. Incorporar el azúcar blanquilla y montar hasta conseguir un merengue muy firme.

3. Incorporamos muy poquito a poco la mezcla reservada de almendra molida y azúcar glass e incorporar lentamente con movimientos envolventes hasta que esté bien integrado.

4. Incorporar el colorante. 

"Si lo hicieramos de color natural o de un único color, se puede poner el colorante en gel mientras montamos las claras. Yo quería tres colores, así que incorporé los colorante al final de todo. Distribuí la mezcla en tres boles y con movimientos envolvente para evitar que el volumen bajara, puse un color en cada bol y mezclé hasta tener unos bonitos tonos."



5. Preparar una manga pastelera con una boquilla grande lisa de tamaño medio y poner una cantidad de masa sobre un tapete del tamaño de macaron.

"Al ser poca cantidad yo utilizo una jeringuilla pastelera. Cuando termino un color la lavo, la seco y utilizo el siguiente. Utilizo un tapete especial para macarons de la firma Lekué que es ideal para esto, conviene poner mezcla hasta completar el circulo interior (un poquito más ya que la mezcla se extenderá muy levemente, es interesante que no quede plana, sino con volumen, pero para eso la mezcla deberá tener la textura adecuada."

6. Dejar reposar la masa entre una y dos horas. Yo lo he tenido una hora 45 minutos. Este reposo es importante para que a la hora de hornear el macaron forme el denominado "pie" que lo hace tan característico.

"Cuando queden 10 min. de reposo encender el horno y precalentar a 140 - 150º."

7. Poner la bandeja de macarons en el horno calor uniforme (siempre arriba y abajo) y hornear durante 12 minutos. Sacar del horno y dejar que se enfríen por completo. 

"Si no respetamos el tiempo natural de enfriamiento corremos el riesgo de estropear todo el trabajo. Lo macarons son muy delicados y mientras estén ya no caliente, simplemente templado, se quebrarán si intentamos levantarlos. Así que se paciente y deja que enfríe aunque sea tentador."

8. Rellenar como más te guste. 

"Personalmente  opino que es mejor realizar diferentes ganaches y evitar relleno húmedos, como las mermeladas, las natas, las trufas... Que le aportan humedad y quedan blandos. En mi caso lo rellené de mermelada de fresa, naranja y Crema de Cacao."





Fuente: La receta está sacada después de navegar y navegar y navegar, del blog  Denis Cupcake con alguna pequeña variación.

Disculpad la gran cantidad de foto, pero es que me parece un bocado tan bonito que quiero compartir con vosotros tanta belleza.