viernes, 25 de enero de 2013

Scones Escoceses (Tradicional y Arándanos)




Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Enero nos invita a preparar un clásico escocés Scones.

Los Scones son un bocado a medio camino entre un panecillo y el bollito tipo pan de leche. Siempre me imaginé que serían laboriosos de hacer con algún levado, como suele ser habitual en los panecillos.

Al contrario de lo que pensaba, se hacen en un momento y yo aproveché que mis Kekos estaban un poquito  tontorrones, para meterles en la cocina y pasar un rato de lo más agradable conmigo.

Con sus delantales colgados fuimos pasito a paso mezclando ingredientes. Aunque para ellos sin duda el mejor momento es aquel en el que remangaditos y con las manos bien limpias, las hunden sobre la masa, tocándola, mimándola y memorizando con la piel de sus dedos las textura.

¿Por que les gusta tanto meter las manos en las masas a los pequeños? Porque el tacto para ellos es uno de los sentidos más importantes, por donde reciben texturas (rugoso - suave...), diferentes temperaturas (frio - calor), sensaciones e incluso emociones.

Amasamos con el rodillo y ellos mismos hicieron la forma de los escones con un cortapastas.

Desde luego se lo pasaron pipa y lo mejor... ¡les encantó comer el producto de su trabajo!

Los scones son uno de los variados acompañamientos de los britanicos en su té de las cinco. Por si solo son pelin "sosos", pero si los acompañas de compotas, mantequillas, o le intruduces algún que otro ingrediente como arándanos, el resultado es un bollito muy apetecible.

¡Venga, todos a la cocina!



Ingredientes:

300 g de harina de trigo
50 g de azúcar blanquilla
1 sobre de levadura
Una pizca de sal
75 g de mantequilla en cubitos muy fría
1 huevo batido
1 cucharita de extracto de vainilla
120 ml de nata

Leche para pintar
Arándanos (opcional)


Elaboración tradicional:

1. Precalentar el horno a 190º y dejar la rejilla situada en la parte central.

2. En un bol, mezclar los ingredientes secos y previamente tamizados (harina, azúcar, levadura y la sal).

3. Incorpora la mantequilla y mezcle con ayuda de los dedos hasta que la masa tenga una apariencia de migas.

4. En otro bol mezclar los ingredientes húmedos (huevo, nata y vainilla líquida).

5. En el momento en que tengamos cada mezcla preparada, hacer un volcan en el bol de la harina e incorporar los liquídos y mezclar hasta que estén bien integrados, sin que se bata energicamente.

6. Enharinar la encimera y amasar con los dedos hasta formar una bola. Aplastarla y estirar ligeramente con un rodillo (aprox. debe quedar una altura de 1,5 - 2 cm.) y cortar con un cortapastas de 6 cm. Colacar en una bandeja de horno y pintar con leche.

7. Hornear de 15 a 18 minutos, hasta que esté dorado. Enfriar sobre una rejilla.


Elaboración KitchenAid:

1. Precalentar el horno a 190º y dejar la rejilla situada en la parte central.

2. En el vaso de la KA, mezclar los ingredientes secos y previamente tamizados (harina, azúcar, levadura y la sal).

3. Incorpora la mantequilla y mezcle a velocidad media hasta que la masa tenga una apariencia de migas.

4. En otro bol mezclar los ingredientes húmedos (huevo, nata y vainilla líquida).

5. En el momento en que tengamos cada mezcla preparada, con la KA en marcha incorporar los liquídos y mezclar hasta que estén bien integrados a velocidad media baja (no hay que batir la mezcla).

6. Enharinar la encimera y amasar con los dedos hasta formar una bola. Aplastarla y estirar ligeramente con un rodillo (aprox. debe quedar una altura de 1,5 - 2 cm.) y cortar con un cortapastas de 6 cm. Colacar en una bandeja de horno y pintar con leche.

7. Hornear de 15 a 18 minutos, hasta que esté dorado. Enfriar sobre una rejilla.


Nota:

Servir preferiblemente templados, acompañados de mermelada y nata agría o mantequilla.

Esta receta es para hacer scones básicos. Yo dividí la masa en dos partes y a una de ellas les incorporé 3 cucharadas de arándanos, amasé para integrarlos completamente a la masa y procedí de la misma manera.