martes, 5 de marzo de 2013

Tarta Atletico de Madrid



Esta tarta me la encargó una persona que tiene tres auténticos forofos del Atleti en casa.



Os tengo que contar que yo también soy del Atleti, de toda al vida de Dios.

Cuando era pequeña jugaba al futbol, era delantera y mi ídolo en aquella epoca era Paolo Futre. Confesaré que era un poquillo como él y que si me agarraban yo también... jejejeje.

De casta le viene al galgo. Mi padre es atlético hasta la médula, sufridor hasta para eso :) Y aunque ya no me guste el futbol quiero dedicar esta tarta (aunque no haya sido hecha para él) a MI PADRE porque gracias al fútbol hemos pasado muy buenos momentos.

Lo primero que recuerdo son unos gorritos de punto con el escudo del Atleti coronados con un pompon blanco, que mi hermano y yo llevabamos cuando hacía frio en la sierra.

Después llegaron los partidos aún en blanco y negro televisados, aquellos que cuando repetian la jugada salía una gran R parpadeando en la esquina superior derecha de las pantallas.

Recuerdo tortilla de patatas, embutido y mejillones en escabeche repartidos por la mesa mientras escuchabamos el partido o bien por la radio o en al tele.

Y aquellas tardes en el Helmántico donde nos juntabamos con tío Cele que venía con la moto.

Y luego Madrid, y el Calderón, y como se movian las gradas bajo mis pies cuando todos saltaban con los cánticos del Frente Atletico.  

Llegó Futre, Tomás, Schuster,  y Caminero, y Kiko y el Cholo Simeone...

Upss anda, y otra vez el Cholo...


El fútbol mueve el mundo.


Gracias PAPA por esos momentos, por tus gritos y saltos cuando marcaban un gol, aunque nos marearas un poco el domingo noche con José Ramón de al Morena y su RA RA RA, las quinielas y todos los resultados deportivos.



Hacer una tarta con forma de camiseta os diré que tiene bastante trabajo, ya que hay que hacer varios bizcochos e ir ensamblando las parte más complicada que es la de las mangas.

También hay que ser meticuloso a la hora de plasmar la realidad, así que busqué la camiseta oficial para la temporada 2012-2013 y sin publicidad  (que esos no nos lo pagan) aquí la teneis.




Cada franja ha sido medida meticulosamente, y no se ha dejado nada al azar..

El interior es una coca de llanda de chocolate rellena de mermelada de fresa y cubierta con una buttercream de ron.

El exterior es fondant.

Lo que hice con más cariño fue sin duda el escudo. Va realizado en fondant y pintado a mano con los colores originales, incluyendo un borde en pintura dorada.