miércoles, 18 de septiembre de 2013

Salsa de Tomate Frito






En casa continuamos con las recetas de tomate. Hay que aprovechar la buena producción que tiene el huerto para hacer acopio de conservas para el invierno.

Si la semana pasada era una mermelada de tomate, hoy preparamos una Salsa de Tomate Frito. De las que les gustan a los niños, sin pepitas, sin trozos, todo bien pasado para acompañar sus platos de arroz blanco o sus macarrones.

Vamos allá.


INGREDIENTES:

1 cebolla en cuartos
3 dientes de ajo
1 kg. de tomates
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de sal
1 rama de albahaca
1/2 zanahoria rallada



ELABORACIÓN:

Elaboración en Thermomix:

1. Pesa los tomates lavados y secos, tritura a velocidad 10 durante 1 min. Cuela con un chino y reserva.

"Este paso no es necesario pero a mis hijos no le gusta encontrarse con la pepitas de los tomates, así que se las quito."

2. Pon en el vaso la cebolla y el ajo. Programa 10 segundos, velocidad 5.

3. Añade el aceite y sofríe durante 7 min., temperatura varoma velocidad 1. Tritura completamente durante 15 segundos  a velocidad 10.

4. Incorpora el tomate reservado, el azúcar, la sal, el orégano, la albahaca y la zanahoria rallada. Programa 30 minutos. 100º y velocidad 2. 

"Deja que se haga con el cubilete quitado y con el cestillo apoyado en su cuatro patitas."
"Si quieres que quede totalmente pasado, tritura todo nuevamente  durante 15 segundos a velocidad 10. Ten en cuenta que esto hará que el tomate quede más anaranjado por emulsionar con el aceite."
"Mientras se cocina, esteriliza en una olla alta los tarros de cristal con sus tapas."

5. Por ultimo, en cuanto tengas el tomate preparado y completamente caliente, llena cada tarro hasta dejar medio centímetro entre la salsa y el borde del tarro de cristal. Cierra con la tapa y pon boca abajo durante 2 días. Se hará el vacío mientras se enfría la salsa.






Elaboración Tradicional:

1. Pesa los tomates lavados y secos, triturarlos a velocidad 10 durante 1 min. Cuelalo con un chino y reserva.

"Este paso no es necesario pero a mis hijos no le gusta encontrarse con la pepitas de los tomates, así que se las quito."

2. Prepara una zazuela grande con el aceite y echa la cebolla y el ajo menudamente picados. Sofríe durante 7 minutos a fuego suave hasta que empiecen a ponerse transparentes y tomen un ligero color dorado.

"Te facilitará mucho la tarea si la cebolla y los ajos los rallas con ayuda de un rallador."


3. Añade el tomate reservado, el azúcar, la sal, el orégano, la albahaca y la zanahoria rallada. Deja que se cueza todo junto a fuego suave sin dejar de remover.

"Si quieres que quede totalmente pasado trituralo todo con una batidora. Ten en cuenta que esto hará que el tomate quede más anaranjado por emulsionar con el aceite."
"Mientras se cocina, esteriliza en una olla alta los tarros de cristal con sus tapas."

5. Por ultimo, en cuanto tengas el tomate preparado y completamente caliente, llena cada tarro hasta dejar medio centímetro entre la salsa y el borde del tarro de cristal. Cierra con la tapa y pon boca abajo durante 2 días. Se hará el vacío mientras se enfría la salsa.