lunes, 13 de enero de 2014

Limonada Alcalina





Mis hijos rara vez se ponen malitos de la tripa. Rara vez no. Si no me falla la memoria, nunca jamás (toquemos madera) han tenido una gastroenteritis.

Se que ellos son portadores de todos esos virus desagradables y destructivos, que traen felices a casa y que estos virus se refugian en mi para dar rienda suelta a su maldad y su mala leche. 

Ellos nunca enferman pero yo... Yo caigo y creo morir entre febriles delirios y solo deseo que pasen los días volando, pero se hacen largos, eternos, dolorosos y al final, de vuelta al trabajo voy perdiendo la ropa por el camino...

Os voy a dar mi receta para cuando estamos malos de la tripa. 

Porque si, porque todos hemos pasado alguna vez por un cuadro agudo de desastre gastrointestinal. Bien por un atracón o por un virus, no hay manera de quitarlo más que dejarlo pasar por si solo, sobre todo si viene ocasionado por un virus.

En esos momentos que no tenemos cuerpo para nada, lo más importante es reponer líquidos. Y parece fácil decirlo pero es complicado de llevar a la práctica. 

Normalmente puedes tomar sobres de preparado de Suerooral, que es lo peor que he tomado nunca. Malos a más no poder.

O, puedes pedir, si tu estado físico no es muy adecuado, que te preparen una limonada alcalina, que te va a ayudar a recuperar las sales minerales que necesitas y estará mucho más bueno.

Intentan tomar y reponer liquidos en las primeras 24 horas de tu afección para evitar calambres musculares, el primer síntoma de deshidratación.

¡Ániomo y que sea leve!


INGREDIENTES:

1 litro de agua 
1 cucharadita de café de bicarbonato sódico
1 cucharadita de café de sal
2 cucharadas de azúcar
2 limones


ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

1. Pon el agua a hervir. Cuando ya haya hervido, retira del fuego y añade el bicarbonato, la sal, el azúcar y el zumo de limón y mezcla hasta la completa disolución de los ingredientes.

"No hace falta hervir el agua si utilizas agua mineral embotellada."

2. Deja enfriar y conserva en la nevera.


Elaboración en Thermomix.

1. Pon en el vaso el agua  hervida y los limones cortados en cuartos. Pon la tapa y con la mano sobre el cubilete pon vaso cerrado y dale al turbo hasta que aparezca en pantalla 2 segundos. Introduce el cestillo en el vaso y cuela el líquido. 

"No hace falta hervir el agua si utilizas agua mineral embotellada."

2. Añade el bicarbonato, la sal y el azúcar y mezcla. Conserva en la nevera.