martes, 7 de enero de 2014

Sacchetti de Espinacas y Gorgonzola





Con el día post-Reyes Magos, damos por finalizada en casa la temporada navideña. 

Atrás quedan los nervios por la preparación de los platos con los que agasajar a nuestros invitados. Las compras de los ingredientes olvidados, los mariscos a precios desorbitados, las noches viendo levar nuestros roscones...

Después de tanta preparación, los días han pasado demasiado deprisa, dejando tras de si, momentos únicos de reencontrarse con la familia. Charlas interminables con mamá y risas con cuñados , papa, suegra y con mi adorable hermano.

Miradas cómplices, risas, muchas risas y amor.

Ilusión en las noches más mágicas del año, llenas de papel de regalo, lazos y sueños por todas partes. Y sobre todo sonrisas y alegría de todos.

Aún queda un poco de chocolate y roscón de ayer, que daremos fin a la hora de al merienda. 

Ya terminamos de guardar las bolas de cristal, las luces y el árbol. El nacimiento perfectamente embalado ya ocupa su lugar y cada cosa vuelve por fin a su sitio, donde siempre estuvo y donde siempre seguirán, hasta el próximo año, cuando el espíritu de la Navidad, lo llene de nuevo todo  con su magia, su ilusión y su felicidad.

Hoy ya vamos cambiando el chip.

Organizamos la casa para esta nueva etapa. Preparamos la mochila de los Kekos y nuevos menús para la semana.

Nuestro cuerpo ya nos esta pidiendo depurarse de tanto empacho de comida, cenas, dulces, turrones y roscones, que todo sea dicho de paso, ya se nos empiezan a salir por las orejas.

Así que no está mal comenzar la semana con nuevos propósitos alimenticios, mejorar nuestros hábitos por comidas más saludables y menos grasas y disfrutar de la comida elaborada al calor del hogar.

¡Feliz Año Nuevo 2014! 

Hoy os traigo un plato de pasta muy rico para ir apartándonos de los excesos de estos días de fiesta.





INGREDIENTES:

1 paquete de Sacchettis frescos de Espinacas y Gorgonzola 
200 ml. de nata
Parmesano rallado
1 ajo
Medio puerro
AOVE
Sal




ELABORACIÓN:

1. En una sartén pon un chorro de aceite a temperatura media. Pica en concase fino los ajos y el puerro en rodajas. Pocha despacio en la sartén.

2. Añade la nata y el queso parmesano rallado, aproximadamente una cucharada grande. Cocina suavemente.

3. Mientras se termina de hacer la salsa, pon una cazuela al fuego fuerte con agua hirviendo. Añade un poco de sal y cuando llegue a punto de ebullición, añade los sacchetti y cuece según te indique (aprox. 3 minutos). Escurre.

4. Coloca los sacchetti en dos platos, salsea con la crema y rocía con un chorro de AOVE Picante, una pizca de sal y un poco de romero.