martes, 18 de marzo de 2014

Cuscús al Té con Pollo y Verduritas Salteadas en Lima






WHOLE KITCHEN en su propuesta Salada para el mes de Marzo nos invita a preparar un clásico de la cocina Árabe: CUSCÚS.


Un poco de historia...
El cous-cous o cuscús, se denominaba antiguamente alcuzcuz, es un plato típico del norte de África, tradicional del Magreb. En árabe, esta palabra significa “la comida” y se suele cocinar casi  a diario.  La primera vez que aparece en un documento de cocina es en un escrito del SXIII, fue muy apreciado entre la población morisca en la época de Al-Andalus y se denominaba alcuzcuz, así se quedó en la cultura de nuestro país, incluso en el Quijote se menciona como comida muy apreciada.
En la actualidad se suele servir como segundo plato, tras el tajine o el mechuí.  Para tomarlo no se usan tradicionalmente los cubiertos, sino que realizan pequeñas bolas de sémola con las manos para  seguidamente introducirlas en la boca.
En cuanto la versiones que existen del cuscús son muchas y variadas, aunque todas tienen un punto en  común, el caldo y la sémola, os hablamos de las más populares:
- En Argelia se suele acompañar de garbanzos, habas y muchas legumbres y hortalizas.
- En Tunez suele hacerse con conejo y garbanzos.
- En Marruecos suele acompañarse de cordero o pollo, se sirve con dos caldos, uno para remojar la sémola y otro con picante, se sirve con todas las verduras guisadas.
También existen versiones con pescado y con carne en las que suelen añadirse pasas, almendras, dátiles, nueces, así como versiones vegetarianas del mismo.
En principio el tiempo ha ido en mi contra en la propuesta de este mes. Cosas del destino creí que la propuesta a publicar hoy era la dulce, así que me veo, hoy lunes con el reto pendiente. Así que apunté en mi móvil los ingredientes que quería utilizar y el aire que le quería dar y lo preparé todo para la cena.
Ha sido un cuscús muy rápido y os aseguro que lleno de sabores y matices. Nos ha encantado, la pechuga de pollo super jugogas y el sabor del cuscús y las verduras, sorprendente y muy refrescante.
Ultimamente me veo influenciada por los tes que salen en la serie de tv "El Príncipe", así que se me ocurrió utilizar esta deliciosa infusión que preparamos en casa cada noche, para darle un toque distinto.
Espero que lo disfrutéis y que os guste.


INGREDIENTES (4 personas):

1/2 pechuga de pollo entera
1 cucharada de Ras el Hanout
1 cucharada de semillas de amapola
1 cucharada de semillas de ajonjolí
1 cucharadita perejil  seco
1 cucharadita orégano seco
Pimienta de Jamaica
Sal
1 manzana
2 zanahorias o una grande
1/2 cebolla
1 lima
1 puñado de pasas
250 gr. de cuscus mediano
250 ml de agua
Te al gusto
Hojas de hierbabuena
1 cucharadita de mantequilla
Aceite de Oliva Frutado Verde Intenso D·Oliva
Escamas de Sal y Pétalos de Rosa










ELABORACIÓN:

1. Pelar, lavar y cortar las verduras (zanahoria, cebolla y manzana), picar en dados pequeños de medio a 1 cm aprox.

2. En una sartén al fuego medio poner el AOVE y saltear primero las zanahorias. Cuando estén doradas y tiernas, añadir la cebolla. Cuando esta esté transparente, incorporar la manzana. Salpimentar, darle unos salteados  lo justo para que la manzana dore y no se deshaga. Por último añadir el zumo de lima recién exprimido y las pasas, saltea medio minuto y reserva.

3. Mientras se van rehogando las verduras preparamos la pechuga. En un bol ponemos las especias (ras el Hanout, semillas de amapola y ajonjolí, el perejil y orégano) y mezclamos. Salpimentamos la pechuga sin miedo y la ponemos dentro del bol, apretando para que se cubra con las especias.

4. Poner un chorro pequeño de AOVE en una sartén a fuego fuerte. Cuando esté a fuego vivo, dorar la pechuga por todos sus lados hasta que dore.

"Se trata de sellar la carne, no debemos permitir que se queme pero si que tome un tono dorado."

5. Ponemos en un plato y la cocinamos tapada a máxima potencia durante 3 minutos en el microondas. 

"También puedes terminar de cocinar en el horno, pero de lo que trata esta receta es de tener un plato completo en el mínimo tiempo posible. La pechuga al estar sellada, quedará jugosa en el interior."

6. Prepara el cuscus en un bol, ponle sal, pimienta y una nuez de mantequilla. 

7. Infusiona 5 minutos una cucharada de té y un puñado de hojas de hierbabuena con 300 ml de agua. Cuela la infusión y añade al bol donde está reservado el cuscus. Tapa y deja reposar tres minutos. Mezcla el cuscus para deshacer los grumos y que quede la sémola suelta.

"He utilizado un te que compro al peso y que lleva rosas y que huele a vainilla, jengibre y regaliz. Os invito a que visitéis esas pequeñas tiendas de té y café porque haréis grandes descubrimientos."

8. Pon el cuscus en una fuente, pon las verduras al jugo de lima alrededor. Corona con la pechuga de pollo cortada en rodajas. Para terminar, espolvorea con escamas de sal y pétalos de rosa.