jueves, 13 de marzo de 2014

Pan Rápido Semi Integral





Este pan es otra de las variedades de pan rápido que suelo hacer en casa cuando no nos apetece salir a comprar pan a ninguno. 

En esa ocasión se trata de un pan semi integral, ideal para acompañar vuestras cenas más sabrosas, como quesos fuertes, curados o enmohecidos, así como para huevos fritos y cualquier otra salsa que requiera hacer barquitos con el pan.

Porque no se a vosotros pero a mi comer según que cosas con pan crujiente y recién horneado, es uno de los mayores placeres culinarios que tengo al alcance de mi mano.

Así que ya sabéis, en solo una hora, puedes tener un pan integral listo para la comida, la cena o la merienda de los niños. Y si además lo tuestas y le pones mantequilla o aceite de oliva simplemente... el éxtasis.




INGREDIENTES:

250 gr. harina de fuerza
110 gr. de harina integral
175 gr. de agua
20 gr. de AOVE
25 gr. de levadura fresca
Una cucharadita pequeña de sal


ELABORACIÓN:

Elaboración en KitchenAid (o a mano):

1. Poner en una taza el agua templada, el aceite y la levadura fresca y mezclar hasta que la levadura esté completamente disuelta.

2. En el bol de la KitchenAid, poner la harina y la cucharita de sal, mezclar unos 10 segundos a velocidad media con la pala de mezclar.  Incorporar la mezcla liquida y volver a mezclar unos segundos. Cambiar la pala por el gancho de amasar y dejar la maquina trabajando. Mirar si la masa se despega de las paredes. 


"Nos tiene que quedar una masa manejable pero no en exceso pegajosa. Si es así, añadir un poco más de harina, porque no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido. Si queda un poquito seca yo añado un taponcito de leche."

3. Poner en las manos un poco de harina y en la mesa donde vayamos a trabajar. Darle una forma alargada como de barra de pan. Embadurna con AOVE y pon sobre una bandeja de horno.

4. Añade por encima harina procurando que se quede
 adherida a la masa. Practica unos cortes en la superficie con ayuda de una tijera formando picos.

5. Coloca el pan en la bandeja central o en la inmediatamente inferior (para que no se te tueste la parte superior en exceso). 
Salpica con agua y cierra la puerta del horno.

6. Hornea 40 minutos a 220º como máximo. Una vez terminado el tiempo, retira el pan del horno y deja enfriar sobre una rejilla.



 


Elaboración en Thermomix:

1. Poner en el vaso de la thermomix, el agua, el aceite y la levadura, 2 minutos, 37˚, velocidad 2.

2. Añadir la harina y la cucharita de sal, mezclar unos 10 segundos a velocidad 6 y programar 2 minutos, espiga. Mirar si la masa se despega de las paredes. 


"Nos tiene que quedar una masa manejable pero no en exceso pegajosa. Si es así, añadir un poco más de harina, porque no todas las harinas absorben la misma cantidad de líquido. Si queda un poquito seca yo añado un taponcito de leche."

3. Poner en las manos un poco de harina y en la mesa donde vayamos a trabajar. Darle una forma alargada como de barra de pan. Embadurna con AOVE y pon sobre una bandeja de horno.

4. Añade por encima harina procurando que se quede
 adherida a la masa. Practica unos cortes en la superficie con ayuda de una tijera formando picos.

5. Coloca el pan en la bandeja central o en la inmediatamente inferior (para que no se te tueste la parte superior en exceso). Salpica con agua y cierra la puerta del horno.


6. Hornea 40 minutos a 220º como máximo. Una vez terminado el tiempo, retira el pan del horno y deja enfriar sobre una rejilla.


Nota:

Creo que el truco para que la corteza quede crujiente consiste en mantener una humedad más o menos constante dentro del horno durante la cocción. Yo cuando metí el pan salpiqué generosamente con agua el interior del horno y repetí la operación cada 10 minutos.