viernes, 25 de julio de 2014

Polo Helado de Salmorejo con su Picadito de Jamón







Hoy os traigo una receta poco convencional, el menos en mi casa es la primera vez que se me ocurre hacer un helado "salado". 

Dejando atrás los típicos helados de chocolate, queso, turrón... Se me ocurrió esta receta para hacer algo diferente que llevar a esas comidas en la playa.

Con esta receta participo en el concurso de verano Cook&Swin que ha organizado Rebañando, donde el mejor premio es un fin de semana con nuestra entrañable chef Evelyn Ramalet. Un fin de semana aprendiendo cocina y disfrutando de la gastronomía.

El plazo termina el día 1 así que he tenido que hacer mi receta bastante rápido para llegar a tiempo y aquí os la dejo. 








Espero que os animéis a participar en el concurso y también espero que estos Polos de Salmorejo no os dejen indiferentes.

¡Refresca tu verano de manera sana y natural!




INGREDIENTES (para 8-10 polos):

75 gr. de aceite de oliva virgen extra
Medio diente de ajo
500 gr. de tomate rojo maduro o tomate triturado
1 cucharadita de sal
75 gr. de miga de pan del día anterior
15 gr. de vinagre de manzana
Jamón ibérico picadito



ELABORACIÓN:

Elaboración en Thermomix.

1. Colocar una jarra sobre la tapa de la Thermomix, pulsar función balanza y pesa el aceite. Reserva.

2. En el vaso pon el ajo y los tomates y programa 30 segundos, velocidad 5.

3. Añade el pan y el vinagre. Programa 30 segundos, velocidad 5.

4. Bate muy finamente durante 2 minutos, velocidad 10.

5. Sin programar tiempo, pon velocidad 5. Con el cubilete puesto, ve echando un hilo continuo de aceite sobre la tapa hasta que se acabe. La mezcla irá emulsionando hasta obtener una crema deliciosa. Una vez terminado el aceite, deja que siga emulsionando un minuto más.

6. Prepara la heladera, pon en marcha añade el salmorejo por el bocal. Una vez terminado el tiempo de mantecar, que son 40 min. Vuelca el helado de salmorejo cremoso en una manga pastelera. Rellena moldes de polo, inserta los palitos y pon en cada base jamón picado,

"Aprieta un poco el jamón picado a la base para que se mezcle bien con el helado y no se caiga al desmoldar."
"Si no tienes heladera puedes hacerlo igualmente, solo tienes que meter el salmorejo en el congelador y sacar cada media hora para darle vueltas, cuando se note cremoso y sin cristales de hielo, pasa el helado cremoso la manga pastelera y rellena cada molde."

7. Reserva en el congelador un mínimo de 12 horas antes de consumir.

"Es fantástico como se deshace en la boca y se convierte en un fresquísimo salmorejo."
"He coronado cada polo con una aceituna rellena de jalapeño, más que nada para tapar el palito del helado. Mis moldes llevan un sistema en el que el palito se inserta en un hueco y atraviesa todo el helado saliendo por la parte superior." 






Elaboración en Tradicional.


1. Pesa el aceite en una jarra y reserva.

2. En un olla profunda pon el ajo y los tomates y bate hasta obtener un puré.

3. Añade el pan y el vinagre. Bate a máxima potencia durante bastantes minutos hasta que todo esté hecho un puré fino.

4. Sin dejar de batir, ve añadiendo un hilo continuo de aceite hasta que se acabe. La mezcla irá emulsionando hasta obtener una crema deliciosa. Una vez terminado el aceite, deja que siga emulsionando un minuto más.

"Si te ha quedado muy basto, puede pasarlo por un chino para obtener una mezcla bien fina."

5. Prepara la heladera, pon en marcha y añade el salmorejo por el bocal. Una vez terminado el tiempo de mantecar, que son 40 min. Vuelca el helado de salmorejo cremoso en una manga pastelera. Rellena moldes de polo, inserta los palitos y pon en cada base jamón picado, 

"Aprieta un poco el jamón picado a la base para que se mezcle bien con el helado y no se caiga al desmoldar."
"Si no tienes heladera puedes hacerlo igualmente, solo tienes que meter el salmorejo en el congelador y sacar cada media hora para darle vueltas, cuando se note cremoso y sin cristales de hielo, pasa el helado cremoso la manga pastelera y rellena cada molde."

6. Reserva en el congelador un mínimo de 12 horas antes de consumir.

"Es fantástico como se deshace en la boca y se convierte en un fresquisimo salmorejo."
"He coronado cada polo con una aceituna rellena de jalapeño, más que nada para tapar el palito del helado. Mis moldes llevan un sistema en el que el palito se inserta en un hueco y atraviesa todo el helado saliendo por la parte superior."