martes, 25 de febrero de 2014

Bread & Butter Pudding (Pudding de Pan y Mantequilla)





Whole Kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de Febrero nos invita a preparar un clásico de la cocina británica:    Pudin de Pan y Mantequilla (Bread&Butter Pudding).


Este mes me apunté al reto porque iba a ser muy fácil de hacer, aunque no sabía muy bien si en casa gustaría este tipo de preparación, ya que el típico pudin a la española, donde se bate el pan con el resto de ingredientes, adquiere una textura que personalmente me cuesta deglutir. 

No me entusiasma nada esta mezcla entre flan y bizcocho que no se sabe muy bien que estás masticando, pero al ver que en la versión británica, el sólido iba por un lado y la crema por otro, creí que tal vez, solo tal vez, pudiera llegar a gustarme.

Lo cierto es que me ha encantado, sobre todo la versión infantil que hice, con chocolate. Eso si, es un plato para comer en el momento, cuando la crema sigue siendo cremosa y el pan está húmedo y blandito.

Aquí os dejo con un poco de historia:

El pudin de pan y mantequilla o bread and butter pudding es uno de los postres más populares de la cocina británica. Se originó en el siglo XVII derivado de otro postre clásico inglés: el bread pudding, este último considerado una versión de lujo para las grandes ocasiones.

Este pudin consiste en hornear una mezcla de pan con mantequilla y pasas o cualquier otro tipo de fruta deshidratada y luego bañarlo en huevos, leche y un poco de vainilla. Se consideraba un postre de gente sin recursos, ya que se hacía para aprovechar el pan que ya estaba duro, a medida que la clase media tuvo acceso a ingredientes como los huevos, la leche, las pasas o el azúcar este pudin se hizo más sofisticado, convirtiéndose en la receta que hoy os proponemos.

A mediados del SXX este postre perdió popularidad, pero actualmente, gracias a chefs británicos como Jamie Oliver o Delia Smith, vuelve a estar entre los más apreciados de la población además de ser servido en los mejores restaurantes de cocina británica.

Hoy en día existen muchas versiones de este postre, y se pueden usar en su preparación tanto pan del día anterior, como bollería (croisants, brioche, etc,) o pan de molde.

En cuanto a la inclusión de las frutas, también se utilizan frutas frescas, como la manzana, pera o frutos rojos entre otros. La base de leche y huevos, es también aromatizada en ocasiones con cualquier licor y cómo no, también podéis hacer vuestra versión de chocolate.






La receta original de este pudin es de uno de mis cocineros favoritos, el británico Jamie Oliver.


INGREDIENTES:

75 gr. de mantequilla blanda
1 pizca de canela
1 pizca de nuez moscada
ralladura de media naranja
8 rebanadas de pan
4 huevos
100 gr. de azúcar
300 ml. de leche
450 ml .de nata
1 vaina de vainilla
4 cucharadas de mermelada.
40 gr. de pasas y arándanos / 40 gr. de gotas de chocolate


ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

1. Precalentar el horno a 180ºC.

2. En un bol pon la mantequilla, la nuez moscada, la canela y la ralladura de naranja. Trabaja unos minutos hasta que esté bien mezclado. Unta cada rebanada de pan con esta mantequilla aromatizada.

3. Coloca las rebanadas en un recipiente apto para el horno.

4. Pon un cazo a fuego medio con la nata, la leche y la vaina de vainilla. Infusiona poco a poco, lleva a ebullición, saca la vaina y reserva.

5. Bate los huevos junto y añade al la leche infusionada junto con el azúcar, mezclando todo muy bien. Vierte la mezcla sobre las rebanadas de pan y deja que se empapen durante unos 10 minutos.

6 . Añade las pasas y los arándanos y hornea al baño maría durante 35-40 minutos.

7.  Calienta la mermelada y al terminar de hornear, pincela las rebanadas de pan con la mermelada y  lleva al horno otros 10 minutos.

8. Sirve caliente.





Elaboración en Thermomix.

1. Precalentamos el horno a 180ºC.

2. En un bol pon la mantequilla, la nuez moscada, la canela y la ralladura de naranja. Trabaja unos minutos hasta que esté bien mezclado. Unta cada rebanada de pan con esta mantequilla aromatizada.

3. Coloca las rebanadas en un recipiente apto para el horno.

4. Pon en el vaso de la thermomix la nata, la leche y la vaina de vainilla. Infusiona programando 7 minutos, varoma velocidad 1. 

5. Sin programar tiempo ni temperatura, pon velocidad 3 y añade el azúcar y los huevos de uno en uno. Mezcla 15 segundos a velocidad 5. Vierte la mezcla sobre las rebanadas de pan y deja que se empapen durante unos 10 minutos.

6 . Añade las pasas y los arándanos y hornea al baño maría durante 35-40 minutos.

7.  Calienta la mermelada y al terminar de hornear, pincela las rebanadas de pan con la mermelada y  lleva al horno otros 10 minutos.

8. Sirve caliente.






Una parte del pudding lo hice con pasas y arándanos y la otra versión fue la de pepitas de chocolate, que ha sido la que más éxito ha tenido entre los más pequeños.