lunes, 18 de marzo de 2013

Sopa de Marisco o Sopa de Pescado





Uno de los platos típicos en casa de mis padres en las fiestas navideñas, es la sopa de pescado.

Ya en los tiempos en que vivía mi abuela, este era el plato principal en las cenas de Nochebuena y Nochevieja. 

Mi madre la hace exáctamente como ella y aunque es un plato que puede considerarse de diario, mi madre lo reservaba para estas fechas, haciendo que este plato aún hoy en día sea considerado un manjar gastronómico y festivo para todos nosotros.

Ella sabe que cuando comes algo muy a menudo deja de tener su gracia especial. Y yo  he seguido la misma costumbre en muchas de esas cosas.

En esos días de frio invernal, que llegabas a casa medio mojado, helado de frio, te sentabas en torno a la mesa a compartir unos momentos emotivos con los tuyos. Charlabas, reías, discutias, te enfadabas incluso...

Pero llegaba la sopa y....

El primer bocado te desentumecía.  

El segundo, te reconfortaba el espiritu.

El resto convertía un día como tantos otros en un día especial.

Si cierro los ojos, puerdo ir aún más lejos...

Siento una silla cómoda de scay marrón bajo mi cuerpo. Mis piernas se mecen en el borde sin llegar a tocar el suelo, blanceándose de la emoción del momento. Una faldilla ocre me cubre desde la cintura. Noto el calor confortable de un brasero de pueblo. Huele a encina y a humo. Huele a frio, nieve y matanza. 

Huele a cochifrito y ensalada...

Sabe a pescado, a carne y frutas en almibar. A turrón, a almendas garrapiñadas. A peladillas, a nueces y bombones de licor y guinda envueltos en papel dorado.

Suena el crepitar de la lumbre, el reloj de la plaza con su cancioncilla. Suena al tintineo de copas chocando, al roce de una botella de anís y una cuchara, a panderetas, villancicos y jaleo de risas.

Noto mi cuerpo subir y bajar al compás de la respiración de mi abuela que me arrulla entre sus brazos. Me hipnotiza y casi me rindo.

Oigo en la lejanía la voz de mi madre para que me tome la leche calentita. Sabe a miel y a azúcar a partes iguales.

Siento la humedad y el frio. Y como pesan las mantas sobre mi cuerpo menudo, inmovilizandolo. Siento el silencio pétreo de la nieve cayendo al otro lado de mi ventana. Noto mariposas en la tripa, emoción, alegría... Siento que caigo dormida.



Ingredientes (para 6):

1,8 litros de agua
200 gr. de huesos de rape cortados en trozos
1 rodaja de merluza
150 gr. de gambas arroceras
200 gr. de chirlas
500 gr de mejillones
100 gr. de zanahoria
200 gr. de puerro
100 gr. AOVE
1 cucharadita de sal
1 puntita de pimentón dulce
1 cucharadita concentrado de tomate
50 gr. de vino blanco
200 gr. de rape limpio en dados
4 puñados de fideos (opcional)


Elaboración:


Elaboración en Thermomix:

"Para mi el sabor es exacto a como se hacía entonces con la excepción extraordinaria del tiempo que me ahorro cocinandolo en la maquinita en lugar de a la manera tradicional. Es uno de esos platos que salen bordados, siempre que utilices materias primas de calidad. La receta más o menos igual está en el Libro Imprescindible"



1. Pelar las gambas y reservar las cáscaras y cabezas. Limpia los mejillones.

2. Pon el agua en el vaso, los huesos de rape, la merluza, las cáscaras y cabezas de las gambas. En el varoma pon los mejillones y sobre la bandeja del varoma las chirlas. Cierra el vaso y sitúa el varoma en su posición. Programa 18 min. temperatura varoma y velocidad 1. Transcurrido el tiempo, cuela el caldo, reserva las almejas y quita las conchas a los mejillones.

3. Lava el vaso pon la zanahoria y el puerro y trocea 4 segundos a velocidad 5. Baja las verduras de las paredes del vaso hacía las cuchillas. Incorpora el aceite y la sal y programa 10 min. temperatura varoma, giro a la izda. y velocidad cuchara.

4. Añade el tomate concentrado, el pimentón y el vino. Cocina 5 minutos a temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

5. Incorpora el fumet reservado y programa 10 minutos a 100º, giro a la izda. velocidad cuchara.  Cuando queden 3 minutos para terminar, añade por el bocal los dados de rape, los mejillones y las almejas.

6. Cuando quede 1 minutos para terminar, añade los cuerpos de las gambas. Vierte la sopa en una sopera y está listo para servir.

"Suelo preparar esta sopa con tiempo, incluso el día antes. Lo que hago es voltear la sopa en una cazuela y la conservo en la nevera protegida por su tapa. Cuando vamos a consumirla, la pongo directamente al fuego y la caliento."




"Esta sopa se toma tal cual, pero en mi casa les gusta que lleve fideos así que cuando la caliento, añado a la cocción 4 puñaditos de fideos finos."


Elaboración Tradicional:


1. Pelar las gambas y reserva las cáscaras y cabezas. Limpia los mejillones.

2. Pon el agua en una cazuela grande, los huesos de rape, la merluza, las cáscaras y cabezas de las gambas. Cuando rompa a hervir bajar el fuego y cuece durante media hora. Cuela el caldo y reserva.

2. En una sartén pon un poquito de agua y por separado, abrir los mejillones y las almejas. Reserva las almejas y quita las conchas a los mejillones.

3. Prepara una cazuela grande y ponla al fuego con el aceite. Añade la zanahoria y el puerro muy picados. Echa la sal y rehoga a fuego suave durante 10 minutos, removiendo para evitar que se pegue ni se queme.

4. Añade el tomate concentrado, el pimentón y el vino. Sube el fuego y hierve todo durante 5 minutos.

5. Incorpora el fumet reservado y deja que hierva durante 10 minutos. Cuando queden 3 minutos para terminar, añade a la cazuela los dados de rape, los mejillones y las almejas.

6. Terminado el tiempo de cocción añade los cuerpos de las gambas y deja reposar 2 minutos cubriendo la cazuela con una tapa. Vierte la sopa en una sopera y está listo para servir.


"Suelo preparar esta sopa con tiempo, incluso el día antes. Lo que hago es voltear la sopa en una cazuela y la conservo en la nevera protegida por su tapa. Cuando vamos a consumirla, la pongo directamente al fuego y la caliento."

"Esta sopa se toma tal cual, pero en mi casa les gusta que lleve fideos así que cuando la caliento, añado a la cocción 4 puñaditos de fideos finos."