viernes, 11 de abril de 2014

Espirales de Cacao







¿Que tal unas espirales de vuestro cacao favorito para hornear en un momento y disfrutar en un ratito?

Estas espirales son tan fáciles de preparar que no podrás decir que no. Haremos un poco de trampa comprando la masa, y para una visita inesperada o una urgencia nos vienen fenomenal.

Os deja la receta, que me da cosilla de lo simple que es, pero ahí queda.




INGREDIENTES:

25 ml. de leche
5 cucharadas de Nesquick (o tu cacao favorito)
1 cucharada de azúcar (opcional)
1 base de masa de hojaldre con levadura






ELABORACIÓN:

0. Precalienta el horno a 190º.

 1. En un bol pon la leche, el azúcar (opcional)  y añade una cucharada de cacao, mezcla y ve añadiendo el resto de cacao hasta obtener una crema untuosa. 

"Si ves que necesita más leche añade, pero debe tener consistencia cremosa, no liquida para que no se desparrame y ensucie el bollito."

2. Extiende la masa refrigerada de hojaldre con levadura y extiende la crema de cacao sobre toda la superficie, dejando un margen en los lados más largos de un cm.

3. Enrolla la masa sobre si misma sobre el lado más largo.

4. Con un buen cuchillo corta discos de 1 cm de grosor y coloca sobre una bandeja de horno provista de papel de hornear o un silpat. 

"Debes colocarlas separadas pues crecen. Yo horneo de 12 en 12."
"Para que te queden unas espirales preciosas, congela el rollo. Yo no lo hice, y no han quedado mal, solo hay que evitar cortar aplastando el rollo y en caso de que eso ocurra recolocar el disco sobre la bandeja."

5. Pincela por encima con un poco de leche y hornea durante 20 min. o hasta que estén dorados a 180º.

6. Deja enfriar sobre una rejilla y conserva en un recipiente hermético para mantener su frescura.






Blogger Tricks

miércoles, 9 de abril de 2014

Rosquillas de Aguardiente de la Abuela Quica





Mi abuela Quica era una mujer de pueblo, vestida siempre de luto, que en invierno llevaba una de esas batas guateadas de color azul intenso y en verano siempre llevaba una bata de hilo fino y delantal perenne, de tripa prominente por sus 12 embarazos, piernas de alambre, pelo cano y cara curtida por el sol. 

Era una mujer que se levantaba con las primeras luces del día y se acostaba bien entrada la noche.

Siempre estaba haciendo algo, le gustaba también mandar y organizar, "Marisa ve a por la leche." Marisa ve a donde Peyo". "Marisa ve a llevarle este cumplido a nosequien que se casa." Y así todo el día, de allá para acá, sin parar.

Le encantaba ver telenovelas, aunque lo de ver es un decir porque se quedaba dormida en su sillón y en cuanto cambiabas el canal de la tele ya estaba con el ojo abierto refunfuñando.

Recuerdo de chica, siendo ya tarde, en esas interminables conversaciones que tenia con mi madre, estar acurrucada en su regazo, sobre su barriga e ir relajándome y quedando adormecida con el vaivén acompasado de su respiración. Quedando hipnotizada en la más absoluta y placentera tranquilidad.

Una de las muchas recetas que me gustaban de aquella época son las rosquillas de aguardiente, que ella guardaba en la despensa en una gran cazuela esmaltada granate, y que forraba con papel de periódico supongo que para mantener la temperatura y evitar que endurecieran. 

Sacaba unas cuentas para el desayuno a la merienda y me llenaba las manos y la barbilla de azúcar, mientras mojaba en el vaso de leche.

Por fin he podido hacerlas, me resistía, pues la masa es tan densa que se que yo no tengo al fuerza suficiente para manejarla. Pero eso con ayuda  se consigue y tengo dos robot que son la fuerza bruta que a mi me falta.

En esta sociedad en la que lo autentico apenas se encuentra, tomar un café con una de estas rosquillas, es un momento que no se debe dejar pasar, porque convierte un simple café en una merienda con sabores y aromas genuinos.



INGREDIENTES:

3 huevos
12 cucharadas de azúcar
12 cucharadas de leche
9 cucharadas de AOVE D·Oliva Arbequina Frutado Suave
3 cucharadas de aguardiente
Ralladura naranja o limón o ambas
1 sobre y medio de levadura química
1cucharadita de bicarbonato
750 gr. de harina todo uso

Aceite de girasol para freír.









ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional.

1. Poner los huevos con el azúcar en un bol y batir hasta blanquear con ayuda de unas barillas. 

"Como siempre puedes utilizar una batidora, un robot, o como en mi caso una KitchenAid. También puedes utilizar tu propia fuerza :). Sea como fuere, debe blanquear y doblar o triplicar su volumen."

2. Añade los ingredientes líquidos: aceite y aguardiente. Disuelve la levadura en la leche y añade también. Mezcla durante un minuto.

3. Añade las ralladuras de cítricos y mezcla muy bien.

4. Incorpora la harina tamizada poco a poco, no incorpores más harina hasta que se haya integrado la que ya hay.

"La masa es muy densa, por lo que es muy recomendable la utilización de algún robot."

5. Una vez bien integrada la harina y bien amasada, prepara una sartén profunda con abundante aceite de girasol a fuego medio. Haz bolas del tamaño de una pelota de golf, perfora un agujero en el medio y ve abriéndolo poco a poco con los dedos hasta formar un rosco. Fríe en el aceite y saca sobre papel absorbente cuando se dore por ambos lados.

"Hay que tener en cuenta que el aceite debe estar caliente pero nunca humeando, pues se hará por fuera y por dentro quedarán crudas (en casa a algunos nos gusta que el interior quede algo poco hecho)."
"Para que no se te pegue la masa a las manos, conviene que las lubriques con un poco de aceite."
"Deja que se absorba el exceso de aceite durante un minuto e inmediatamente pasa cada rosquilla por azúcar."
"Tienen que estar completamente frías antes de meterlas en una lata, donde se conservarán blandas y estupendas."



Elaboración en Thermomix.

1. En el vaso de la Thx pon las mariposa sobre las cuchillas. Añade los huevos con el azúcar y  programa 4 minutos, 37º de temperatura y velocidad 3 y medio para blanquear.
"Como siempre puedes utilizar una batidora, un robot, o como en mi caso una KitchenAid. También puedes utilizar tu propia fuerza :). Sea como fuere, debe blanquear y doblar o triplicar su volumen."

2. Añade los ingredientes líquidos: aceite y aguardiente. Disuelve la levadura en la leche y añade también. Mezcla durante 40 segundos a velocidad 3 y medio sin programar temperatura.

3. Añade las ralladuras de cítricos y programa 10 segundos velocidad 3 y medio.

4. Quita la mariposa y sin programar tiempo ni temperatura pon velocidad 4 e incorpora la harina tamizada poco a poco, no incorpores más harina hasta que se haya integrado la que ya hay. Cuando empiece a estar muy dura y difícil de mezclar, programa 1 minuto, vaso cerrado y velocidad espiga y amasa hasta que se incorpore toda la harina.

"La masa es muy densa."

5. Una vez bien integrada la harina y bien amasada, prepara una sartén profunda con abundante aceite de girasol a fuego medio. Haz bolas del tamaño de una pelota de golf, perfora un agujero en el medio y ve abriéndolo poco a poco con los dedos hasta formar un rosco. Fríe en el aceite y saca sobre papel absorbente cuando se dore por ambos lados.

"Hay que tener en cuenta que el aceite debe estar caliente pero nunca humeando, pues se hará por fuera y por dentro quedarán crudas (en casa a algunos nos gusta que el interior quede algo poco hecho)."
"Para que no se te pegue la masa a las manos, conviene que las lubriques con un poco de aceite."
"Deja que se absorba el exceso de aceite durante un minuto e inmediatamente pasa cada rosquilla por azúcar."
"Tienen que estar completamente frías antes de meterlas en una lata, donde se conservarán blandas y estupendas."


martes, 8 de abril de 2014

Biscotes de Nuez y Chocolate Blanco






A veces pasamos de fines de semana caseros y tranquilos a salir los tres días y no pisar la casa más que para dormir. 

Así ha ocurrido este fin de semana. Está fenomenal salir, hacer cosas y pasarlo bien, más si el tiempo acompaña con este sol esplendoroso que hemos tenido en Madrid durante este fin de semana y que aún nos alegra estos días de trabajo.

Luego estamos todos cansados, pero contentos si, pero cansados también, si, cansados, y llega el domingo noche, ultimando detalles para empezar la semana y no he preparado nada para los desayunos del los Kekos.

Así que toca aprovechar que los niños juegan en la calle para hacer unas espirales de nesquick y unos biscotes deliciosos.

Esta receta ya no es la original porque añadí un huevo más de lo indicado así que tuve que ajustar todo como pude ya que chocolate tenía menos del indicado. 

No se que tal estará la receta original, pero está esta deliciosa y si además, tenemos fuerza de voluntad de esperar a probarlos al día siguiente, son espectaculares.

El doble horneado le confiere una textura crujiente en la capa exterior que contrasta con el interior más blando.

No es un bizcocho, ni una galleta, es una mezcla de ambos. Además el chocolate blanco y la nuez combinan de maravilla. 

Os va a encantar. Ya me lo diréis.




INGREDIENTES:

250 gr. de chocolate blanco (en tableta o en gotas)
30 gr. de mantequilla blanda
330 gr. de harina
75 gr. de azúcar moreno o blanco
1 sobre de levadura
3 huevos
Extracto de vainilla
100 gr. de nueces a trozos
azúcar glasé para decorar



ELABORACIÓN:

Elaboración Tradicional

0. Precalentar el horno a 190º y preparar una bandeja con papel de horno o un silpat.

1. En un bol de apto para microondas pon 150 gr. de chocolate en trozos o de gotas junto con la mantequilla. Funde a baja temperatura y en intervalos de medio minuto cada vez.

2. En un bol de robot (en mi caso en el bol de la KitchenAid poner la harina, levadura, el azúcar, los huevos, la vainilla, las nueces y el chocolate fundido. Mezclar suavemente con la espátula mezcladora a baja velocidad y sube despues cuando la harina comience a integrarse.

3. Añade el resto de chocolate picado o en gotas (100 gr.) y mezcla con el resto de la masa.

4. Divide la masa en dos porciones y  haz dos rulos, apoya sobre la bandeja de horno los dos rulos separados entre si y aplasta con las manos hasta tener un espesor de unos 2 cm de alto.

5. Hornea durante 20 min. 

"Si te quedan muy pálidos, puedes activar el ventilador unos minutos para que se dore un poco, pero ojo porque se te puede quemar enseguida."

6.  Baja la temperatura del horno a 160º. Saca los biscotes deja que se enfríen durante 20 min. Después parte en rodajas de 2 cm de ancho, coloca con la parte interna del bizcocho hacia arriba y hornea nuevamente 15 min.

7. Espolvorea con azúcar glasé y deja enfriar sobre una rejilla.


Sugerencia: Acompañar de vino dulce, chocolate o jugo de frutas.




Elaboración en Thermomix.

0. Precalentar el horno a 190º y preparar una bandeja con papel de horno o un silpat.


1. En un bol de apto para microondas pon 150 gr. de chocolate en trozos o de gotas junto con la mantequilla. Funde a baja temperatura y en intervalos de medio minuto cada vez.


"Al ser tan poca cantidad de chocolate y para evitar las mermas en el trasbase y alrededor de las cuchillas, recomiendo fundirlo como indico, al microondas. Si aun así quieres utilizar al Thx, solo tienes que poner en el vaso los 150 gr. de chocolate en trozos o de gotas junto con la matequilla. Programa 5 min. temperatura 50 y velocidad cuchara. Saca a un bol y reserva."


2. En el vaso de la Thx. pon la harina, levadura, el azúcar, los huevos, la vainilla, las nueces y el chocolate fundido. Mezclar suavemente durante 1 minutos o 2 a velocidad 4, giro a la izquierda hasta que la harina comience a integrarse.

3. Añade el resto de chocolate picado o en gotas (100 gr.) y mezcla con el resto de la masa programando 30 segundos, giro a al izquierda y velocidad 3 y medio.

4. Divide la masa en dos porciones y  haz dos rulos, apoya sobre la bandeja de horno los dos rulos separados entre si y aplasta con las manos hasta tener un espesor de unos 2 cm de alto.

5. Hornea durante 20 min. 

"Si te quedan muy pálidos, puedes activar el ventilador unos minutos para que se dore un poco, pero ojo porque se te puede quemar enseguida."

6.  Baja la temperatura del horno a 160º. Saca los biscotes deja que se enfríen durante 20 min. Depués parte en rodajas de 2 cm de ancho, coloca con la parte interna del bizcocho hacia arriba y hornea nuevamente 15 min.

7. Espolvorea con azúcar glasé y deja enfriar sobre una rejilla.


Sugerencia: Acompañar de vino dulce, chocolate o jugo de frutas.